Buscar
  • María Fernández Lago

PACÍFICA MENTE


Hay cierta paz que sólo en un estado

de inmaterialidad siembra su huella;

acaso sea la paz sutil estrella

transitando en su esfera grado a grado.

Hay cierta paz difícil de explicarse

sin colaboración de otras instancias;

acaso la expresión de las sustancias

en química resuelva cómo darse.

Y hay cierta paz, al fin, en la paz misma

que se dice y se asienta en propia base,

en la divina base, ¡quién llegase

a alcanzar los colores de su prisma!

Acaso la Paz sepa de antemano

dónde posar el beso, el pan, la mano.

#sonetos

43 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Tras tres, des más; pues das, las ves. Te di, me fui de mí.

Denario, diez, raíz en la extensión de la fortuna, el árbol del dinero se sustenta de una luz que es primero y que alimenta un nombre y su ilusión. Diez ases en la mano, ¿es más que un cero?, me pregu

Esperar la respuesta, como un canto al vacío, de la medida justa que equilibre la escena, no es más que un desvarío, siempre puedes lanzarte, nada esperando, al río, unirte a la corriente. Tal vez val