top of page
Buscar
  • Foto del escritorMaría Fernández Lago

PASEO

Le miraba a los ojos compungido, le clavaba él la vista imperturbable, la tensión se mascaba insoportable: la impresión de la luz gana al sonido.

El silencio estallaba. Un sinsentido de alfarerías fugaces memorable sobre el vasallo asfalto impenetrable devolvía al verdugo lo comido.

La correa, el bozal, el pienso seco, la mirada indiscreta, el fachaleco, conformaban un cuadro delicioso.

Bolsita negra en ristre, cogió el poso. ¡Cuán justa y cuán poética enseñanza!: no siempre es plato frío la venganza.


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Y VAN DOS

Yo le escribí un poema a un gilipollas. Perdón por la disculpa, aunque lo cierto es que debía disculparse, aún muerto, el gilipollas. Sí. Por gilipollas. Yo le escribí un poema y aún ampollas me salen

LA HOJA

Comentários


bottom of page