Buscar
  • María Fernández Lago

ACEPTACIÓN


La vida algunas veces agradable

de mañanas saluda y me regresa,

pero aún así y aquí el alma confiesa

la inclinación al temporal mutable.

Prefiero el huracán al viento amable

que me acomoda el día. No hay sorpresa

mayor que conocerse ni promesa

que me desvíe de lo inevitable.

Y si tras la galerna queda apenas

un poco más de menos de mí misma,

si quedo a la merced del oleaje,

replegaré las velas y en mis venas

haré nido hacia arriba; la marisma

me encontrará y será otro viaje.

#sonetos

66 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Tras tres, des más; pues das, las ves. Te di, me fui de mí.

Denario, diez, raíz en la extensión de la fortuna, el árbol del dinero se sustenta de una luz que es primero y que alimenta un nombre y su ilusión. Diez ases en la mano, ¿es más que un cero?, me pregu

Esperar la respuesta, como un canto al vacío, de la medida justa que equilibre la escena, no es más que un desvarío, siempre puedes lanzarte, nada esperando, al río, unirte a la corriente. Tal vez val