Buscar
  • María Fernández Lago

TANTO


No estamos hechos para el sufrimiento.

¡Tanto valle de lágrimas en vano,

tanto himno tonto, tanto sentimiento

sentimental, tanto ser ser humano!

¡Tanto enfangarse, tanto regodeo

en el lodo por tanto triste canto

y el espanto del tiempo y el deseo!

¿Para qué tanta pena? ¿Por qué tanto?

No nos acostumbramos, nos negamos

a sufrir en esta casa esquiva,

este cuerpo de tierra que abonamos

con la necesidad. Y el alma viva

nos dice sonriendo: “sois los amos,

pero yo ya me iba, ya me iba”.

#sonetos

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Tras tres, des más; pues das, las ves. Te di, me fui de mí.

Denario, diez, raíz en la extensión de la fortuna, el árbol del dinero se sustenta de una luz que es primero y que alimenta un nombre y su ilusión. Diez ases en la mano, ¿es más que un cero?, me pregu

Esperar la respuesta, como un canto al vacío, de la medida justa que equilibre la escena, no es más que un desvarío, siempre puedes lanzarte, nada esperando, al río, unirte a la corriente. Tal vez val