Buscar
  • María Fernández Lago

LLAMA DE AMOR VIVA


Busca la vertical, regresa al punto,

huye de la amplitud, las latitudes

engrosan –de grosero– este asunto

del pervivir y sus vicisitudes.

El todo se reduce en su conjunto

al uno desplegado en multitudes;

busca la vertical, se encuentra junto

a tu centro, a tu norte, a tus virtudes.

Deslízate en el eje y ve hacia arriba,

tú sube hacia la nada y nada esperes,

el silencio es sustancia nutritiva.

Y después baja al mundo y sus placeres,

al lodo trae la llama de amor viva

y vive para ser lo que no eres.

#sonetos

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Tras tres, des más; pues das, las ves. Te di, me fui de mí.

Denario, diez, raíz en la extensión de la fortuna, el árbol del dinero se sustenta de una luz que es primero y que alimenta un nombre y su ilusión. Diez ases en la mano, ¿es más que un cero?, me pregu

Esperar la respuesta, como un canto al vacío, de la medida justa que equilibre la escena, no es más que un desvarío, siempre puedes lanzarte, nada esperando, al río, unirte a la corriente. Tal vez val