Buscar
  • María Fernández Lago

LA TIERRA PROMETIDA


Me quedé estando en mí, no fue una huida,

no fue una rendición, no fue egoísmo,

alguno sabrá ya de este bautismo

que el manto del silencio nutre y cuida.

Yo nunca estuve sola, estuve unida.

¡Soledad!: abandono de uno mismo,

cauce sin solución donde el abismo

presenta un 1 falso y en caída.

Yo nunca estuve sola en este nido,

anduve silenciosa y satisfecha

hilando tiempo y verbo sin sonido;

cultivo de la fe que en justa fecha

cosecha de la fe dio, el prometido

fundó en el blanco el blanco con su flecha.

#sonetos

21 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

DINEROS

ÉXITO

NIEBLA

la niebla pesa más que una patada así en la nuca viva pesa y plomo te duelen los contornos por asomo ni pareces feliz ni una estocada pesa es espesa y pasa traspasada trasvasada al espanto tomo y lomo