Buscar
  • María Fernández Lago

LA TIERRA PROMETIDA


Me quedé estando en mí, no fue una huida,

no fue una rendición, no fue egoísmo,

alguno sabrá ya de este bautismo

que el manto del silencio nutre y cuida.

Yo nunca estuve sola, estuve unida.

¡Soledad!: abandono de uno mismo,

cauce sin solución donde el abismo

presenta un 1 falso y en caída.

Yo nunca estuve sola en este nido,

anduve silenciosa y satisfecha

hilando tiempo y verbo sin sonido;

cultivo de la fe que en justa fecha

cosecha de la fe dio, el prometido

fundó en el blanco el blanco con su flecha.

#sonetos

22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Tras tres, des más; pues das, las ves. Te di, me fui de mí.

Denario, diez, raíz en la extensión de la fortuna, el árbol del dinero se sustenta de una luz que es primero y que alimenta un nombre y su ilusión. Diez ases en la mano, ¿es más que un cero?, me pregu

Esperar la respuesta, como un canto al vacío, de la medida justa que equilibre la escena, no es más que un desvarío, siempre puedes lanzarte, nada esperando, al río, unirte a la corriente. Tal vez val