Buscar
  • María Fernández Lago

SIENDO ESPEJO II


Eres muchos en ti. No tienes nombre

para llamarte tú. Lo has aprendido

a fuerza de olvidar identidades

que te domesticaban en la idea.

Eres el que desglosa el IVA, el hombre

que cambia las bombillas, el sonido

de una canción antigua, las edades

que siguen a la luna y la marea.

Has amasado el oro y has gastado

el tiempo, te has dormido y despertado,

has creído reír, pero es mentira.

Y a fuerza de no ser y lo olvidado,

te has reflejado en mí, en este estado

en el que todo para y todo gira.

#sonetos

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Tras tres, des más; pues das, las ves. Te di, me fui de mí.

Denario, diez, raíz en la extensión de la fortuna, el árbol del dinero se sustenta de una luz que es primero y que alimenta un nombre y su ilusión. Diez ases en la mano, ¿es más que un cero?, me pregu

Esperar la respuesta, como un canto al vacío, de la medida justa que equilibre la escena, no es más que un desvarío, siempre puedes lanzarte, nada esperando, al río, unirte a la corriente. Tal vez val