Buscar
  • María Fernández Lago

SER PECES


Hubo que descubrir un continente

y cruzar el océano dos veces,

nacer en una época, ser peces

en una red propicia al accidente.

Hubo que someterse a un llanto ausente,

fracasar, condenarse en otros jueces,

para rememorar la paz, con creces,

de ser uno en el dos conscientemente.

El encuentro que fue gracias a un cielo

que dibuja los mapas y las rutas,

las vías y las sendas absolutas,

recreó el simulacro del pañuelo.

Sin las explicaciones de otra ciencia:

¡qué bien le sale a Dios la coincidencia!

#sonetos

58 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Tras tres, des más; pues das, las ves. Te di, me fui de mí.

Denario, diez, raíz en la extensión de la fortuna, el árbol del dinero se sustenta de una luz que es primero y que alimenta un nombre y su ilusión. Diez ases en la mano, ¿es más que un cero?, me pregu

Esperar la respuesta, como un canto al vacío, de la medida justa que equilibre la escena, no es más que un desvarío, siempre puedes lanzarte, nada esperando, al río, unirte a la corriente. Tal vez val