Buscar
  • María Fernández Lago

LA VIDA CUANDO ES VIDA


Con qué facilidad llegué a tu orilla

desarmada de espinas, con qué acierto

supiste la mirada que convierto

en letra en el papel. Es tan sencilla

la vida cuando es vida. Es tan serena

la luna en la mañana, tan segura,

que el tiempo se disuelve y se inaugura

la verdad bajo el sol, sobre la arena.

Los hilos del amor tejen un plano

para que te sitúes y sostengas,

para que me descubras y contengas,

como un mar en la palma de tu mano.

La voz sobre la voz no diferencio:

te acercas más, sonrío, habla el silencio.

#sonetos

98 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Tras tres, des más; pues das, las ves. Te di, me fui de mí.

Denario, diez, raíz en la extensión de la fortuna, el árbol del dinero se sustenta de una luz que es primero y que alimenta un nombre y su ilusión. Diez ases en la mano, ¿es más que un cero?, me pregu

Esperar la respuesta, como un canto al vacío, de la medida justa que equilibre la escena, no es más que un desvarío, siempre puedes lanzarte, nada esperando, al río, unirte a la corriente. Tal vez val