Buscar
  • María Fernández Lago

POEMA LUNAR

Hacer la luna sol quema la noche

–espero que entendáis lo que persigo.

Hacer la luna boba –y sé qué digo–

no solo es un pecado, es un derroche,


porque la luna no es ese fantoche

que pretenden pintarnos, el testigo

del amor de un poeta o un castigo

licantrópico y loco a medianoche.


La luna es una madre que no obliga,

es tu pan, es el seno que te acoge

y es el abrazo suave que te abriga.


Si saben que la siembra se recoge,

¿a qué sembrar mentira? Una boñiga,

amiga, antes y por mejor partido escoge.


14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Tras tres, des más; pues das, las ves. Te di, me fui de mí.

Denario, diez, raíz en la extensión de la fortuna, el árbol del dinero se sustenta de una luz que es primero y que alimenta un nombre y su ilusión. Diez ases en la mano, ¿es más que un cero?, me pregu

Esperar la respuesta, como un canto al vacío, de la medida justa que equilibre la escena, no es más que un desvarío, siempre puedes lanzarte, nada esperando, al río, unirte a la corriente. Tal vez val