Buscar
  • María Fernández Lago

EPIDEMIA

Bien podría escribir lo que me callo,

pero el silencio es fuente y permanece;

no todo pensamiento se merece

la impresión, la mirada, el justo rayo.


He llegado a pensar que, en este ensayo

de vida que vivimos, anochece

y el día que despunta no obedece

al ruido de los locos del serrallo.


El resto es intuición. Si la noticia

se ofrece en la metáfora, maestra

llave de lo nombrado, la pericia


estriba en saber ver lo que se muestra.

Nos ciega una epidemia: la estulticia.

La infección era otra. Y más siniestra.

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Tras tres, des más; pues das, las ves. Te di, me fui de mí.

Denario, diez, raíz en la extensión de la fortuna, el árbol del dinero se sustenta de una luz que es primero y que alimenta un nombre y su ilusión. Diez ases en la mano, ¿es más que un cero?, me pregu

Esperar la respuesta, como un canto al vacío, de la medida justa que equilibre la escena, no es más que un desvarío, siempre puedes lanzarte, nada esperando, al río, unirte a la corriente. Tal vez val