Buscar
  • María Fernández Lago

LAS COSAS POR SU NOMBRE


¡Vamos pa' lo alto!, gritó a los de abajo Antonio Pérez desde la ladera de la colina. Andrés de Medina, geógrafo, lexicógrafo y palentino para más señas, lo dejo anotado en su diario. Y pa' lo alto se fueron, algunos siglos después, un buen ramillete de empresas tecnológicas sitas en California.


10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Tras tres, des más; pues das, las ves. Te di, me fui de mí.

Denario, diez, raíz en la extensión de la fortuna, el árbol del dinero se sustenta de una luz que es primero y que alimenta un nombre y su ilusión. Diez ases en la mano, ¿es más que un cero?, me pregu

Esperar la respuesta, como un canto al vacío, de la medida justa que equilibre la escena, no es más que un desvarío, siempre puedes lanzarte, nada esperando, al río, unirte a la corriente. Tal vez val