Buscar
  • María Fernández Lago

EL VERSO EN EL SONIDO


A donde llegó la paz

que traías a hurtadillas

no llegan las maravillas

del verso más eficaz.

Eres la estrella fugaz

que sana la copa rota,

el ángel de mi derrota

y el hogar de toda urgencia,

tu conciencia es mi conciencia

desleída gota a gota.

Yo sigo sin ver muy claro

el horizonte del verso

que en seguridad inmerso

te atraviesa de un disparo.

Invisible me declaro

y te declaro mi acento,

quietud en el movimiento

y final de la mentira,

porque el amor le retira

el dolor al pensamiento.

En esta calma inicial,

prefiero lo sosegado,

el abrazo pareado,

el candor de igual a igual.

En la versión oficial

en esta vuelta al olvido

no dirán que me he escondido,

porque grité al viento el nombre,

porque tu verso de hombre

ha hecho nido en el sonido.


90 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Tras tres, des más; pues das, las ves. Te di, me fui de mí.

Denario, diez, raíz en la extensión de la fortuna, el árbol del dinero se sustenta de una luz que es primero y que alimenta un nombre y su ilusión. Diez ases en la mano, ¿es más que un cero?, me pregu

Esperar la respuesta, como un canto al vacío, de la medida justa que equilibre la escena, no es más que un desvarío, siempre puedes lanzarte, nada esperando, al río, unirte a la corriente. Tal vez val