Buscar
  • María Fernández Lago

YO NO NACÍ SINO PARA QUEREROS


Hemos visto a dos jóvenes de ochenta

de la mano esta tarde de paseo

y hemos callado ambos el deseo

de dilatar el tiempo, ampliar la renta.

Hemos visto una meta y la tormenta

de un final, y el silencio y un rodeo

han dicho más que el plata tintineo

de todo abecedario y lo que cuenta.

Pudiera ser que, en fin, llegado el caso,

me apee del planeta yo primero;

si fuera así, leyendo a Garcilaso

sabrás por qué razón no pongo un pero

sin desdecirle un punto hacia el ocaso:

“por vos he de morir, y por vos muero”.

#sonetos

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Tras tres, des más; pues das, las ves. Te di, me fui de mí.

Denario, diez, raíz en la extensión de la fortuna, el árbol del dinero se sustenta de una luz que es primero y que alimenta un nombre y su ilusión. Diez ases en la mano, ¿es más que un cero?, me pregu

Esperar la respuesta, como un canto al vacío, de la medida justa que equilibre la escena, no es más que un desvarío, siempre puedes lanzarte, nada esperando, al río, unirte a la corriente. Tal vez val