Buscar
  • María Fernández Lago

LA FLOR ATEMPORAL Y EL ÁRBOL ALTO


Bajar desde la nube hasta la tierra

para prender la nube y aprenderla,

pues fuera de la nube hay un guerra

de blancos y de negros,

de sumas y de restas,

librándose en la orilla de esta perla.

En la unión hay quietud, silencio exacto

de la nada en su hacer, que es hacer nada,

un hogar descubierto, un cero intacto,

el lugar no lugar,

la paz extraña,

la flor atemporal y el árbol alto.

No importan los murmullos. Ya se acalla:

el rumor el silencio sustituye.

La palabra en la guerra es la metralla

y las balas no saben,

y las balas no intuyen,

que la inocencia gana la batalla.


63 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

PARA EL HOMBRE

Para el hombre escribo. Mira allí, donde el día se clava. La misma luz es la tuya, sábete siéndola. Llama de la mujer que te alumbra. Espejo y luna, fría fragua. Luz por dentro y luz reflejo. Fuego en

©
 

María Fernández Lago

Comentarios
 

Si quieres dejar algún comentario, puedes hacerlo mediante un mensaje.

Muchas gracias

Archivo del blog

 

  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Google+ Basic Black